June 15, 2009

Especial Iran: Recopilatorio

Pongo a continuación un pequeño resumen de lo sucedido desde el dia 12 hasta ahora, tan sólo para poner un poco en perspectiva lo que ha pasado. No garantizo que todo sea exactamente cierto, dado que incluso los datos más básicos están ahora bajo sospecha, pero hasta donde yo he llegado pretende ser una burda reconstrucción de los hechos.


El dia 12 de junio se celebraron las elecciones presidenciales entre los 4 candidatos autorizados por el consejo de clérigos iraní, entre ellos Mahmoud Ahmadinejad, el anterior presidente, y Mir-Hossein Mousavi, ex-primer ministro iraní y candidato "reformista" (todo lo reformista que se puede ser cuando te tienen que aprobar los clérigos).

Aunque en los días previos y durante el dia de las elecciones hubieron algunos incidentes (por ejemplo, el que muchos colegios electorales fueran cerrados dos horas antes de lo previsto), no hubo ningún suceso destacable hasta la noche del dia 12, cuando en un momento determinado el gobierno iraní se puso en contacto con Mousavi para comunicarle que su canditatura iba muy por delante de las demás en aquel momento del escrutinio. Media hora más tarde, mientras Mousavi y sus partidarios ya celebraban la victoria, el gobierno cambió de opinión y comunicó a Ahmadinejad que era él el vencedor. Pocas horas después salió el recuento oficial de votos, donde Ahmadinejad obtenia aproximadamente el 63% de los votos contra el 34% de Mousavi y un 2% que iba a los otros dos candidatos. Estas cifras dudosas, que contrastaban con el sentimiento general y los sondeos realizados en los días anteriores, fueron aún más sospechosas al comprobarse el extraño timing de la comunicación de las cifras. Eso, aparte de que era físicamente poco probable de que un país con una extensión varias veces la de España, con una vez y media su población, y con una infraestructura gubernamental muy deficiente, hubiera podido escrutar el 100% del voto en tan poco tiempo. Poco después, el líder supremo de Irán Ayatolah Khamenei bendició el resultado y declaró a Ahmadinejad presidente, rompiendo sin precedentes una gran cantidad de leyes electorales en el proceso.

¿Què pasó realmente? La versión más plausible es que a Mousavi le fueron comunicados los datos reales del escrutinio, y que poco después el consejo de clérigos, con una medida salida del pánico de ver al reformista vencedor, emitieron datos evidentemente falsificados para dar por vencedor a su candidato favorito, Ahmadinejad. Esto explicaría la extraña cadena de sucesos acontecidos hasta aquel punto, y en cierto modo aquellos que vinieron después.

El sentimiento de traición de la población se reforzó al saberse que poco después el candidato Mousavi era detenido junto con más de 100 políticos y partidarios opositores. La policia y las unidades paramilitares salieron a la calle, controlando edificios gubernamentales como el Ministerio de Interior, y controlando puntos estratégicos de varias ciudades como Tabriz y Kermanshah. Mientras los medios de comuncación mundiales debatían si había habido manipulación electoral, los iraníes sabían que lo que tenían ante ellos era poco menos que un golpe de estado. Su promotor no estaba aún claro, aunque fue obvio que Ahmadinejad tenía algo que ver, si no era él mismo el autor. La falsificación era demasiado descarada, y la actuación policial evidenciaba que había habido una planificación de antemano.

Lentamente al principio, pero cada vez con más fuerza, se esparció una revuelta por todo el país (aunque prácticamente todas las informaciones oficiales que nos han llegado son de Teheran; en el resto del país prácticamente no hay prensa extrangera). El gobierno desplegó unidades paramilitares basij, y la policia antidisturbios (de la cual muchas unidades se negaron a obedecer, y unas pocas pasaron del lado de los manifestantes) para contener a los manifestantes, liderados por estudiantes universitarios pero constituidos de todos los estratos de población en general. En rápida sucesión fueron bloqueados los servicios de SMS, redes de telefonía móbil, redes sociales en internet como Facebook (y posteriormente Twitter) y canales de televisión. Incluso se verificó que señales provinientes de Irán hicieron jamming activo a como mínimo un satélite de la BBC que impidió su funcionamiento y dificultó la transmisión de ese canal (y otros) desde el país persa. Poco a poco se fue impidiendo a los periodistas extrangeros que filmaran o retransmitieran desde el país, deteniendo a algunos de ellos y amenazando a los demás para que abandonaran Irán. Con todo el bloqueo informativo, aunque algunas personas consiguieron burlar las prohibiciones, el flujo de información se hizo escaso y fue difícil a partir de entonces establecer exactamente lo que había pasado.

Por lo que se sabe, durante los días 13 y 14 las protestas se intensificaron y extendieron a incontables ciudades del país. Se han visto grandes destrozos, edificios en llamas, batallas campales, fuego y humo en todas las grandes urbes. No hay cifras de muertos y heridos fiables pero se estiman en centenares y millares respectivamente, y hay muchos testimonios de haber visto entre la policía antidisturbios tropas paramilitares de Hezbollah venidas del Líbano para reforzar la seguridad (otro rumor sólido dice que unidades de policía venezolana se dirigen hacia allí también con ese propósito). El sentimiento general es que la atmosfera de revuelta tan sólo puede compararse con la de la revolución del 1970, y la magnitud de lo que está sucediendo es escalofriante y a la vez un poco esperanzador, aunque muy poco optimista.

Durante el día 14 circularon una serie de rumores, de los cuales no sé exactamente la validez, que hablaban de que Mousavi había sido liberado, y de que él y otros políticos opositores planeaban reunirse en algún sitio indeterminado para determinar un plan de acción. Si esos rumores son ciertos, podríamos estar hablando de una guerra civil en toda regla, o cuanto menos de un intento de secesión. Muchas partes de Irán son profundamente anti-régimen, como por ejemplo la zona del Kurdistán iraní, y verían con buenos ojos la oportunidad de separarse de Teheran. Cual es el fundamento de tales argumentos, tan sólo se verá en los próximos días, puesto que no hay forma de verificar nada de eso.

Las últimas informaciones hablaban de unidades del ejército (probablemente del ejército de élite Guardia Revolucionaria) en las calles de Teheran (apenas hay informes de otras ciudades), unidades de la policía entrando en casas deteniendo a la gente, entrando en hospitales, asediando universidades (e incluso asaltándolas), y de detenciones masivas de estudiantes. Hay muchos testimonios de muertos por acción policial, con uso de fuego real incluido. Se confirma que centenares de políticos y partidarios opositores de todos los colores han sido detenidos, y los periodistas extrangeros están siendo sistemáticamente expulsados. Hay varios informes de ataques DDoS a webs de la oposición (y la oposición también ha hecho DDoS a webs gubernamentales, entre ellas la web personal de Ahmadinejad).

Para el día 15 a las 4 de la tarde se ha convocado "oficiamente" una gran manifestación de protesta, y para el martes 16 hay convocada una huelga general. De momento el sentimiento de los protestantes es relativamente pacífico, pues esperan que el gobierno retroceda en su decisión y declare nulas las elecciones, pero eso podría cambiar pronto. Como continuará esto, sólo la historia lo sabe, pero parece que la maldición china continua funcionando de maravilla.

En cualquier caso, son las 3:00 y me retiraré a mis aposentos. Si quereis manteneros al día lo mejor que podeis hacer es leer por los twits (los que posteé antes y otros) para tener la información más fresquita disponible. Mañana, más.

Sir Sefirot, signing off.

Posted by: Sir Sefirot at 03:09 PM | No Comments | Add Comment
Post contains 1252 words, total size 8 kb.

Comments are disabled. Post is locked.
14kb generated in CPU 0.01, elapsed 0.0131 seconds.
33 queries taking 0.0063 seconds, 46 records returned.
Powered by Minx 1.1.6c-pink.